Me llamo Maribel Hernández e interrumpí la siesta de mis padres, y en particular la de mi madre, un 5 de junio de 1981, bajo el signo de Géminis, que es lo mismo que decir ‘condenada a la eterna curiosidad y a la inquietud de espíritu’. Como lo que más me gustaba del mundo mundial era leer, viajar y conocer a otras personas decidí convertirme en periodista… iniciando así una vida de incoherencias que me llevó a matricularme en Publicidad y RRPP. Consciente de mi escaso talento y nula inclinación por la creación de necesidades y el mercadeo, y convencida de mi pasión por contar historias,  al año cambié el rumbo y tuve que disfrazarme durante unos meses de cocodrilo gigante para financiarme la carrera porque, cosas de la vida, caí en una “universidad privada y de curas” (yo que alardeaba de “izquierdismo” y era -y soy- una defensora acérrima de la enseñanza pública… aunque en aquella época tocaba la guitarra en misa de una). Mi aventura en el parque infantil del cocodrilo Indiana fue intensa pero afortunadamente corta, pues pronto me becaron, así que tuve la suerte de poder estudiar durante cinco años “by the face” gracias a un convenio entre la Institución y el Excelentísimo Ayto. -socialista- de mi pueblo (que no voy a ser yo la única incoherente).

De los lugares en los que he trabajado desde mis tiempos de estudiante me quedo con las personas con las que he compartido tantas horas y con las ganas infinitas de volar a las que debo agradecer la valentía para dejar un periódico -de provincias, pero consolidado- y marcharme a París a estudiar francés en la Sorbona, cumpliendo así uno de mis sueños en 2005. Pero seguía sintiendo la necesidad de aprender un poquito más para acometer la tarea de “empezar a cambiar el mundo”, así que, après la France, recalé en Barcelona donde hice un postgrado en Cultura de Paz y conocí a más personas maravillosas. Barcelona me enseñó algo importante: tenía que contar historias, sí, pero historias de paz.

Desde finales de 2006 ando entre Elche y la Universidad de Alicante, donde he seguido aprendiendo y sigo intentando entender un poco mejor este mundo que, quiero pensar, no es tan bellaco como lo pintan. Allí me he encontrado con más personas extraordinarias que me embarcaron en proyectos tan gratificantes y enriquecedores como la edición española de una revista sobre refugiados y desplazados internos. Desde 2008 disfruto de una beca FPU en el Instituto Universitario de Desarrollo Social y Paz, donde sigo leyendo, viajo de vez en cuando y tengo compañeros que me ayudan a crecer (más allá de mi escaso metro y medio). El próximo objetivo es una tesis doctoral en la que pueda reconciliar estas pasiones mías por los medios y la paz… todo se andará 😉

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s