Archivo de la categoría: universidad

“La intrusa”, historia para un 20 de julio

Estándar

Imagen

En 1951, una foto publicada en la revista LIFE causó revuelo en los círculos ilustrados de Nueva York. Por primera vez aparecían, reunidos, los más selectos pintores de la vanguardia artística de la ciudad: Mark Rothko, Jackson Pollock, Willem de Kooning y otros once maestros del expresionismo abstracto.Todos hombres, pero en la fila de atrás aparecía en la foto una mujer, desconocida, de abrigo negro, sombrerito y un bolso al brazo.Los fotografiados no ocultaron su disgusto ante esa presencia ridícula.Alguno intentó, en vano, disculpar a la infiltrada, y la elogió diciendo:

– Ella pinta como un hombre.

Se llamaba Hedda Sterne.

El libro de los días, E. Galeano

Hoy es 20 de julio y se acaba mi contrato en la Universidad. Todavía no tengo la ‘sensación de final’ pues, como sucede a muchos becarios precarios, dedicaré los próximos meses a acabar la tesis, lo cual incluye el viaje a Colombia que por muchas razones, algunas comentadas aquí, no pude hacer en su momento y es un pieza esencial de mi investigación. Pero aunque tenga planeado el trabajo para lo que queda de año y con la garantía -cada vez menos clara- de que, habiendo cotizado durante los cinco años anteriores, voy a poder mantener mi independencia temporalmente, sí que toca un poco por dentro una sensación diferente a la del ‘final’, la ‘sensación del después’. Y ésta es totalmente incierta. Por otras muchas razones. En fin. Hasta que llegue eso nos centraremos en el ahora y el mientras tanto. Colombia. Los dos congresos que tengo allí. La gente de la universidad a la que voy a conocer y que trabaja temas que me interesan mucho. Las entrevistas que tengo que hacer. Lo que voy a aprender. El cambio de aires. La tierra del maestro donde nació Macondo. Del Gabo que ahora va perdiendo su prodigiosa memoria. El que no volverá a escribir.

La vida tiene todavía muchas cosas que regalarme. Y viceversa.

Anuncios

Unas breves reflexiones a modo de entrevista

Estándar

Desde que a mediados de diciembre el compañero Miguel Carvajal me invitara a dar una rueda de prensa como portavoz de Amnistía Internacional para sus alumnos de segundo de Periodismo se han sucedido unas cuantas llamadas y peticiones de entrevistas para ayudar a los chicos y chicas con sus prácticas, fundamentalmente, para reportajes de tema ONG o derechos humanos. Pero esta semana recibí una propuesta distinta, muy interesante. @LilMuse92, como es conocida en Twitter la intrépida Bea Lara, me envió un pequeño cuestionario para un repor sobre perfiles profesionales en el que está trabajando. Os comparto aquí las respuestas. ¡Gracias, Bea, he disfrutado respondiéndolas!

Pregunta. ¿Dónde te formaste? ¿Consideras importante lo aprendido en la universidad para el desempeño de tu trabajo, o realmente lo aprendiste todo trabajando?

Respuesta. Estudié Periodismo en el campus de Elche de la Universidad Cardenal Herrera-CEU, formé parte de la primera promoción que se licenció en la ciudad, lo cual tiene sus ventajas y sus inconvenientes, tanto en lo que respecta a la formación académica como a la práctica. En mi caso, tuve la suerte de estudiar becada durante toda la carrera y de hacer prácticas desde primero. Antes de acabar ya estaba trabajando contratada en el diario Información de Elche por lo que fui combinando ambos mundos, más alguna pequeña incursión en el terreno de la investigación.

Respecto a la segunda cuestión, yo soy una defensora acérrima del paso por la universidad. Es cierto que el periodismo tiene una dimensión importante de oficio, de carácter técnica, pero no hay que perder de vista que trabajamos con información, somos los responsables de hacer entender al resto de personas lo que pasa en el mundo, desde lo local a lo internacional, y eso entraña una gran responsabilidad. El periodista, en mi opinión, tiene que tener, como se dice coloquialmente, “la cabeza bien amueblada”, una formación de base sólida, humanística y, a ser posible, especializada en aquellas áreas que sean de su interés. La Universidad nos enseña a pensar, a ser críticos, disciplinados en nuestro trabajo e, incluso, diría yo, nos ayuda a conocernos mejor. El periodista tiene que ser curioso por naturaleza y no se me ocurre un lugar mejor para saciar esa curiosidad, para aprender, para entender qué es esto de la comunicación que la universidad. Creo que es el mejor espacio para comenzar a forjar nuestro propio perfil, nos permite experimentar, aprender. Si todo lo tuviéramos que aprender trabajando seríamos unos profesionales mucho más limitados, casi clónicos.

Lee el resto de esta entrada