Archivo de la categoría: Uncategorized

Día de San Pedro…

Estándar

hoy mis dientes rotos cumplen 19 años…

Aquella noche de finales de junio jugábamos en la terraza de detrás de la Niza mientras los papás y las mamás se tomaban algo. Todas niñas, nos ocupábamos de competir a ver quién era la primera en saltar una valla. “La primera que la salte es la más lista…”, “La primera que la salte es la más guapa…” No hace falta decir que, competitiva como la que más pues así me parió mi madre, fui la primera en saltar la valla, pero de bruces contra el suelo. Mis hermosas paletas fueron a dar con la esquina de la baldosa cuadrada dejando un fantástico vacío en foma de triángulo que me asemejaba en aquél entonces al cantante de Duncan Dhu… Me rompí los dientes. Y se acabó el juego.

Lo que siguió fue una larga historia…

Anuncios

La tía de Obama

Estándar
Este año me he negado a seguir la “carrera a la presidencia” estadounidense, y es que la política-espectáculo norteamericana siempre me ha dado un poco de repelús (aunque una cosa es de aplaudir, la transparencia de las cuentas, allí se sabe quién y qué empresas ponen cuántos dólares para financiar esas campaña multimillonarias). Entre republicanos y demócratas, pues me quedaría con los demócratas, pero entre Mc Cain y Obama, pues en fin… será que como no he seguido los videoclips y toda la parafernalia del futuro primer presidente “de color” (como si yo no tuviera un color) pues no me he dejado seducir por el tinglao. No trust. (Y no nos engañemos que en la política estadounidense más que el color, que también, lo que importan son los intereses de las grandes grandes corporaciones -esto me queda un poco rojillo).
Pues el caso es que aunque no quieras, de algunas cosas te enteras, como de lo de la tía de Obama. Resulta que el flamante prohombre, ése al que apoya la Scarlett, Banderas, Alejandro Sanz, Bruce Sprinting, etc, etc (Woody Allen también??? espero que se mantenga al margen de todo esto!!!!), tiene una tía keniana -que es de donde procedía su padre- que vive “al parecer” en la indigencia, y que está en situación ilegal en el país, y que pese a todo ha dado algo de dinero para hacer a su sobrino presidente de los USA -dinero que ha sido devuelto porque es “una ilegal”.
Que surjan estas historias a dos días de las elecciones siempre es algo intencionado… pero qué queréis que os diga… que a mí me da un poquito más de repelús… vamos, que no sé qué pensar… por muy insignificante que pueda ser mi pensamiento sobre esto…. y por lo poco que le importe a las industrias armamentísticas la tía de Obama.
buen día!
Tengo que reconocer que hoy el nuevo presi me seduce un poco más… seis páginas de periódico y ya he caído… menos mal que no veo la tele… seré facilona… Esperemos que se note el cambio, “yes, we hope”.

Benedetti. Vivir adrede

Estándar

Descalzos

Cuando uno anda descalzo por la vida, concibe de a poco otra definición del mundo. Los pies reciben en sus plantas el sentido cabal de lo que pisan, ya sean baldosas, yuyos, caminos, hierbas, adoquines, praderas, bulevares, collados, veredas o andurriales.

Lentamente, los pies van aprendiendo qué es la tierra, o sea este planeta que nos ha tocado en suerte. Las plantas descalzas comienzan ignorantes, pero lentamente se van volviendo sabias. La superficie por la que andamos tiene su lenguaje y nos va instruyendo. Los pies descalzos elevan su informe y gracias a esa gratuita desnudez, vamos sabiendo algo más, tanto de los otros como de nosotros mismos.

El mundo descalzo no precisa de filtros, simplemente nos da lecciones de realidades varias.

Los pies pueden lastimarse y dejan huellas de sangre, que suelen servir de guía a los descalzos de segundo rango. Uno mismo, cuando va descalzo por su entorno, llega a creer impunemente que el mundo es suyo. Pero no lo es. Unas pocas veces pertenece a ciertos fantasmas que nunca dejan huellas.

No sé por qué tengo la loca intuición de que el mundo acabará perteneciendo a los descalzos. Que me perdonen los pies del homo faber omnipotente.

Lee el resto de esta entrada