Archivo de la categoría: son mis amigos

Y al final, la vida

Estándar

Dice un proverbio no sé si árabe, sufí, indio (y no voy a preguntarle a san Google ahora) eso de “no hables si lo que vas a decir no es más hermoso que el silencio” y añado, o si no es más hermoso de lo que ya han dicho otros. Esta mañana, una amiga de una hondura de corazón para caerse en ella, la pequeña nubecilla colombiana que sigue coloreando Barcelona, ha escrito la historia más hermosa que leeré hoy, la de Adolek Kohn y el milagro de la resiliencia. Es un regalo maravilloso, y me ha pillado por sorpresa, con la puerta del alma abierta, así que se me ha colado dentro y ha transmutado en forma de gotitas saladas, ricas, porque había mucha vida en ellas.

No hablo más, porque nada es más hermoso hoy como la historia que nos ha contado ella. Leedla, y si es con el corazón atento, mucho mejor.

Anuncios