Archivo de la categoría: Periodismo Humano

La Fugees Family

Estándar

Esta semana  Periodismo Humano publica una historia que tenía muchas ganas de contar, la de Luma Mufleh y sus chicos. Juntos conforman la Fugees Family, la primera ONG norteamericana que utiliza el fútbol para mejorar las vidas de casi un centenar de niños refugiados, llegados a la ciudad de Clarkston (estado de Georgia) desde los rincones más diversos del mundo.

La verdad es que no recuerdo exactamente cómo supe de ellos, supongo que por azar, cosas de la serendipia, navegando de un sitio a otro leería algo, sucedió el flechazo y supe que tenía que compartirlo al menos con aquellas personas interesadas en saber -y gracias a los medios interesados en contarlo- que hay otras dedicando su vida a hacer de este mundo un lugar un poquito mejor. Luma lo hace. Se ha ganado un espacio privilegiado en el corazón de sus chicos, de sus madres, de sus familias.

Hablamos a miles de kilómetros de distancia, mirándonos pixeladas en la pantalla del ordenador pero podía sentir su fuerza y su entrega. Estaba delante de una persona que amaba profundamente su trabajo y que era capaz de transmitir esa pasión. Hija de una familia jordana de clase alta, criada en Amán con todas las comodidades, educada en una buena universidad norteamericana, fue muy valiente al tomar la decisión sobre qué era aquello a lo que entregaría su vida. Y su padre, que tenía otros planes para ella, no lo entendió en un primer momento. Tuvo que pasar un tiempo para que, en una visita a los Estados Unidos, viviera y sintiera de cerca el valor de lo que estaba haciendo su hija con estos niños, el alcance que tenía, cómo realmente estaba cambiando sus vidas, devolviéndoles una infancia que no tuvieron por culpa de la guerra, y ayundándoles a sembrar un futuro que, dada su condición, a priori se aventuraba bastante incierto. Pocos puestos de despacho de mesa de roble y colas de ceros en la cuenta corriente son capaces de lograrlo. Luma llegó al New York Times y los fugees se colaron en el corazón de su padre. Sellaron la paz.

Le deseo lo mejor a esta gran familia y, quién sabe, tal vez algún día los fugees puedan conocer a uno de sus grandes ídolos, Messi. A mí no me cabe duda de que en esta vida las cosas sólo hay que proponérselas, que los límites son algo interno.

La historia de la Fugees Family está aquí: ‘El futuro tiene forma de balón’. Espero que os guste.