amica, male e vita

Estándar

Ella dijo:

– Es que os habéis hecho mayores de golpe.

Y tenía razón.

Lo que tal vez no sabía es que los zarpazos de la vida, por muy dolorosos y profundos que puedan llegar a ser, vienen acompañados con suerte de ungüentos que nos ayudan a seguir aun con las heridas abiertas y urentes. Y ella era el mío.

Mi amiga del alma que lo llena todo de luz.

Mi regalo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s